NUESTRO REPERTORIO

Continuación del apartado dedicado al repertorio de nuestros temas en programación que son del año 1990 (y 2ª de 2)

Nuestra anterior entrega, la dedicada a la 1ª parte de los temas de 1990 que tenemos en programación, la dejamos refiriéndonos a los temas en español, que es precisamente por donde retomamos el hilo para recordar a Los Elegantes y su “Déjame entrar”, Los Limones (“Trenes sin destino”), Los Rebeldes (“Mía”), Luz Casal (“No me importa nada”), Marta Sánchez (“Soldados del amor”), Miguel Bosé (“Los chicos no lloran”), Modestia Aparte (que aquel ’90 presentaron los sencillos titulados “Cosas de la edad” y “Es por tu amor”), Radio Futura (“Corazón de tiza” y “Veneno en la piel”), Siniestro Total nos traía “Camino de la cama”, Tam Tam Go! hacían acto de presencia con sus “Espaldas mojadas” y, también en castellano (pero al margen del pop) un disco que revolucionó y llenó las pistas de baile, el “Ritmo de la noche” del grupo Mystic. Y además, fue el ’90 el año de Wilson Phillips (“Release me” y “Hold on”), de Whitney Houston con su “I’m your baby tonight”, de Vanilla Ice y su “Ice ice baby”; de UB40 y “Kingston town”; de los Transvision Vamp y su característico y personal estilo en “Landslice of love”; de Technotronic, moviendo las pistas al ritmo de “Get up” y “Rocking over the beat”; de otros llenapistas, Snap!, con un trío de estrenos titulados “Cult of Snap”, “Ooops up” y “The power”. Fue el año del gran éxito de Sinead O’Connor, “Nothing compares 2U”, del de Roxette “It must have been love” y de los de los Pet Shop Boys “Being boring” y “So hard”. Los Oh Well nos presentaron “Oh well” y “Radar love” (una canción ésta última que, en realidad, se trataba de una nueva versión de un viejo tema de la banda de rock holandesa Golden Earring, de 1973). También nos encontramos con Nick Kamen, del que decían que llegaba al mundo de la música de la mano de Madonna, con “I promised myself”; con los New Kids on the block (“Step by step”), y con una nueva estrella de color en las pistas, Mc Hammer, para quien su “U can’t touch this” fue un pleno acierto.

Año de transición este de 1990, un año no carente de calidad ni de atractivos estrenos y debuts.


 

NUESTRO REPERTORIO

Conjunto de canciones en programación del año 1990 (1ª de 2)

El de 1990 fue un año de cambios. El italo disco iba comenzando a ceder el testigo al nuevo sonido “acid house” que comenzaba a impregnarlo todo. Al tiempo, la música española ya no presumía de movida madrileña, ahora el pop adquiría otros atributos y empezaba a quedar atrás la época más legendaria de cuantas haya vivido la música de nuestro país.

Aquel año llegó una remesa importante de nuevos intérpretes. Así es que comocimos a los 2 in a room (“Wiggle it”), Bizz Nizz (“Don’t miss the party time”), EMF (“Unbeliavle”), Guru Josh (“Infinity” y “Whose law (isn’t anyway”)), House Machine featuring Plastic Bertrand (“House machine”), a los Ice MC (“Cinema”), Kikkit and the love Fixation (“People on the dance floor”) y Kim Appleby (“Don’t worry”), entre otros. También sucedió que no absolutamente todo era nuevo, porque ahí continuaban publicando Depeche Mode (“Enjoy the silence”), Donna Summer (“Love’s about to change my heart”), Eight Wonder (“I’m not scared”), los Erasure (“Blue savannah”), Inxs (“Suicide blonde”), Jason Dnovan (“Another night”) y, claro, su inseparable compañera y compatriota Kylie Minogue (“Better the devil you know”). En lo que apareció en castellano, podemos ir refiriéndonos a Los Cómplices, quienes publicaron un par de temas, “Es por ti” y “Los tejados”; Danza Invisible, que sacaron al mercado un importante título de su discografía, “Catalina”; El Último de la Fila publicó “Canta por mi”; Eros Ramazzotti, en plena efervescencia de estrenos, nos traía “Canciones lejanas” y “Si bastasen un par de cnaciones”, mientras que los Gabinete Caligari sacaban “Solo se vive una vez”. Fue un buen año este ’90 para los Héroes del Silencio, porque estrenaban uno de sus mayores éxitos comerciales, “Entre dos tierras” y La Guardia ponía en circulación de igual manera un par de sus también mayores aciertos creativos, “Cuando brille el sol” y “La carretera”. La Unión le echaba las culpas de todo a “Fueron los celos” y, a ritmo caliente, Juan Luis Guerra nos deleitaba con “Te regalo una rosa” y “Visa para un sueño”. Esto es solo una parte de lo que nos trajo 1990. El resto, en nuestra próxima entrega.


 

NUESTRO REPERTORIO

Continuación del repertorio de temas en programación que son de 1989 (y 2ª de 2)

El verano de 1989 fue, indiscutiblemente, el de la “Lambada, pero igualmente lo fue del “Aquí no hay playa”, de Los Refrescos. Y es que en España aún no había concluido el fenómeno musical patrio de la década, a pesar de su claro declive. Los Rebeldes invadían el mercado con “Bajo la luz de la luna”, “Mediterráneo” y “Un español en Nueva York”; Luz Casal estrenó “Te dejé marchar”; los Presuntos Implicados, “Alma de blues” y, con otro ritmo bien diferente, los Loco Mia estrenaban “Locomia”. Enlazando con los ritmos de baile, añadimos a nuestro listado anterior referente a este año ’89 a Linda Jo Rizzo y su “You’re my first, yuo’re my last”; Lisa Standfield “All around the world”); a Madonna (“Express yourself” y “Like a prayer”, dos nuevos enormes éxitos de la estadounidense); los Pet Shop Boys (que ahí seguían), con “It’s allright”; Peter Schilling (“Terra titanic” y “The different story”); Silver Pozzoli (“Love is the best”); Sinitta, quien puso en el mercado “Cross my broken heart”, “Hitchin’ a ride” y “Right back where we started from” y a Tina Turner, otra vez aquí, en esta ocasión con “The best”. El nuevo ritmo discotequero se dejó notar también con la llegada de Technotronic (“Pump up the jam”) y, por otro lado, hay que mencionar a los Milli Vanilli, que a pesar de haberse descubierto que las voces no se correspondían a quienes aparentaban cantar, lo cierto es que triunfaron comercialmente con aquellos temas titulados “Baby don’t forget my number”, “Blame it on the rain”, “Every little step”, “Girl, I’m gonna miss you” y “Girl you know it’s true”. Hablar de la música que se hacía en 1989 y no mencionar a Phil Collins no es válido. El batería de Genesis editaba, en solitario, “Another day in paradise”, “I wish it would rains down”, “Something happened on the way to heaven” y “Two hearts” y, les hemos dejado a propósito para el final, un enorme álbum de Queen, con canciones tan fantásticas como “Breakthru”, “I want it all”, “Living on my own” y “The invisible man”, entre otras, así como tres de los mejores temas de la historia de Roxette, “Dangerous”, “Dressed for success” y “The look”.


 

NUESTRO REPERTORIO

Iniciamos en esta entrega a referir la relación de temas actualmente en programación, del año 1989 (1ª de 2)

1989 comenzó a marcar un cambio de tendencia en el ámbito musical, especialmente en lo que a ritmos de baile se refiere. No fue un cambio radical ni tampoco meramente circunscrito a este año, pero comenzaron a llegarnos los primeros títulos que obedecían a los compases del “acid house” que terminaría por imponerse en la década de los noventa. El italo sound empezaba a ceder su protagonismo y, en lo que a pop nacional le corresponde, empezaba a desvanecerse lenta y progresivamente el espíritu de la movida madrileña. Pero vamos por partes. Amnesia, con su “Ibiza” fue uno de los primeros discos acid house en aparecer en el mercado. Le siguió el “The sound of c” de The Confetti’s, aunque el ritmo clásico de los ochenta todavía habría de darnos algunos nombres nuevos, como es el caso de la banda Bad Boys Blue, que aparecía con su “A train to nowhere” (con posterioridad, la banda supo adaptarse perfectamente a la evolución de los tiempos). Divine seguía triunfando cada vez que aparecía en escena, aunque ya fuese prodigándose menos en estrenos; el fechado en el ’89 que nos dejó fue “Shout it out”. Bananarama presentó su “Help”; Erasure, “Stop”; Fancy ahí seguía también (estrenó este año “Angel eyes” y, si en el ’88 fue Kylie Minogue, en el ’89 tuvimos el aluvión de éxitos de su pareja discográfica, Jason Donovan, que triunfó holgadamente con “Everyday (I love you more)”, “Nothing can divide us”, “Sealed with a kiss” y “Too many broken hearts”. Ella, Kylie, nos cantó “Hand on your heart” y “Never too late”. Fue éste también el año de apogeo de Belinda Carlisle, con temas que se hicieron muy populares tales como “(We want) The same thing”, “La luna”, “Leave a light on” y “Runaway horses”. Cyndi Lauper presentó “I drove all night”; Donna Summer regresó con estilo renovado en “Breakway”, “I don’t wanna get hurt” y “This time I know it’s for real”. Se notaba en la cantante el efecto de la producción de Stock, Aitken y Waterman, productores de varios artistas de éxito rotundo aquel año y un sonido muy característico, que adoptaron como propio en algunos instantes artistas, incluso, como los Pet Shop Boys, cuyo más evidente y claro exponente fue la producción que realizaron en varios de los temas del álbum “Results” que sacó Liza Minelli. En lo nacional, menciones para Alaska y Dinarama, que volvían a triunfar con “Mi novio es un zombi”; Álex y Christina, que triunfaron también durante el verano con su alegre “Chas! Y aparezco a tu lado”; Danza Invisible (“A este lado de la carretera”), Dinamita Pa Los Pollos (“Pandilleros”), Duncan Dhu (“Un punto más”), Gabinete Caligari (“La culpa fue del cha cha cha”), Golpes Bajos (“Malos tiempos para la lírica”), Héroes del Silencio (“Flor venenosa” y “Mar adentro”), La Dama se esconde (“Capturado” y “Princesa”), La Frontera (“El límite”) y La Unión (“Maracaibo” y “Vivir al este del edén”). Con ritmo caribeño y un estilo muy personal, disfrutamos del “Ojalá que llueva café” de Juan Luis Guerra, que llegaba para quedarse y, sobre todos los demás temas de aquel año, la “Lambada”, de Kaoma, que tanto bailamos intentando imitar a la pareja de adolescentes que la escenificaban en una paradisíaca playa del Caribe, eso sí, más bien con menor fortuna que aquellos, aunque hubiese (cierto es) parejas que no lo hacían nada mal. Pero he de señalar que he visto a parejas rodar por los suelos víctimas del ímpetu bailarín aderezado con una evidente carencia de las suficientes aptitudes y prácticas como para atreverse con semejante coreografía.


 

NUESTRO REPERTORIO

Relación de los temas incluidos en nuestra programación diaria que datan del año 1988 (y 2ª de 2)

En 1988, Kylie Minogue subía hasta la cima de su popularidad gracias al éxito que le proporcionaron canciones como “I should be so lucky”, “Je ne sais porquoi” y la versión que presentó del “Locomotion”. También los Pet Shop Boys seguían en la cresta de la ola, con las ediciones durante este ejercicio de “Domino dancing”, “Heart” y “Left to my own devices”. Rick Astley era otro de los grandes artistas del año, cuando nos trajo “She wants to dance with me” y “Take me to your heart”. El auténtico fenómeno disco lo provocó la cantante y modelo italiana Sabrina Salerno, quien con una poderosas razones visuales “lo petó” con su “Boys” y, a rebufo de ese éxito y de los “accidentes” de vestuario que sufría habitualmente sobre los escenarios en repetidas ocasiones y en la piscina en la que grabó el videoclip de la canción, triunfaba asimismo con algunos otros temas, como “All of me”, “Funky girls”, “Sexy girl” y “like a yo-yo”. Ya en clave más seria, Sting llegaba con su “Englishman in New York” y “We’ll be together”; Tracy Chapman triunfaba gracias a “Baby can I help you”, “Fast car” y “Talking ‘bout a revolution” (sobre todo, gracias a este último título), y Whitney Houston nos maravillaba con su poderosa voz en “I wanna dance with somebody”, “Love will save the day”, “One moment in time” y “So emotional”, una formidable conbinación de absoluta calidad vocal y sonido rítmico apto para el baile. En español, año de los cortes “Made in Spain (La chica que yo quiero)” y “Vas a enloquecer”, de La Década Prodigiosa; “Mil calles llevan hacia ti”, “El mundo tras el cristal” y “Blues de la nacional II”, de los andaluces La Guardia; del “Rompeolas” de loquillo; del “Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000”, de Los Inhumanos; del “Adiós papá”, de Los Ronaldos; de “Mujer contra mujer” y “No hay marcha en Nueva York”, de Mecano; del “Supernatural” cantado por la rubia Marta Sánchez con Olé Olé, y del “Como un lobo” de Miguel Bosé. Otro año más de los clásicos de los ochenta, aunque comenzaban a atisbarse algunos cambios que habrían de ir confirmándose al año siguiente, como en efecto sucedió. Y es que la década estaba cercana a tocar a su fin.


 

NUESTRO REPERTORIO

Relación de temas en nuestra programación, del año 1988 (1ª de 2)

El de 1988 fue el año de nacimiento de la cantante barbadense Rihanna, de la cantante británica Adele y del cantante austríaco Conchita Wurst (Tom Neuwirth), ganador del Festival de Eurovisión en el año 2014, entre otros. En lo musical (estrictamente hablando), los noruegos A-Ha estrenaban “Stay on these roads”; los Dire Straits, el recopilatorio “Money for nothing”; El Último de la Fila, “Como la cabeza al sombrero”; la australiana Kylie Minogue, “Kylie”; Mecano, “Descanso dominical”; los británicos Pet Shop Boys, “Introspective”; Roxette, “Look sharp!”; Sade, “Stronger than pride” y los Siniestro Total, “Me gusta como andas”, entre muchas más novedades que nos dejó aquel ’88. También fue éste el año del “Corazón partío” de Alejandro Sanz, de dos de los temas que tanto nos hicieron bailar las chicas de Bananarama, “I can’t help it” y “I want your back”, y de otro par de temas de autoría exclusivamente femenina, en este caso de las Bangles, “Eternal flame” y el titulado “In your room”. Por su parte, C. C. Catch continuaba lanzando éxito tras éxito con cada uno de los discos que editaba. En este 1988 nos presentó tres de los mayores de su carrera, “Backseat of your Cadillac”, “House of mystic lights” y “Nothing but a heartache”. Aparecían en escena Eight Wonder (así se llamaba, “La octava maravilla”, que nos presentó “Baby baby”, “Cross my heart” y “When the phone stops ringing”, más música para bailar). En esta línea, en la de las pistas, nos deleitamos con los Erasure y su “A little respect”, y con lo último de Fancy, “Flames of love”, que venía a “romper de nuevo” y a revalidar su supremacía casi absoluta tras su “Bolero” del año anterior, y “Fools cry”, otro tema que “funcionó” de maravilla. La pareja artística y sentimental formada por Jason Donovan y Kylie MInogue (ya mencionada antes), que publicó  un tema tranquilo y romántico titulado “Especially for you”, y Juan Luis Guerra nos cambiaba el ritmo de los pies con su “Woman del Callao”. Y ya metidos en música de acento español, los Golpes Bajos sacaron su triunfal “No mires a los ojos de la gente”, El Norte editó “Entre tú y yo”, y Danza Invisible puso en los altavoces de todo el país “Reina del Caribe” y “Sabor de amor”. No podemos cerrar este breve repaso sin hacer mención del disco indiscutible de aquel verano, y del otoño también, el “Gimme hope, Jo’Anna” de Eddy Grant, sin ningùn género de dudas su canción más comercial y triunfadora. La escuchamos hasta casi el hastío.


 

NUESTRO REPERTORIO

Apartado final de los discos en programación del año 1987 (y 3ª de 3)

En 1987 asistimos a la aparición de un nuevo fenómeno de la música dance. Desde Inglaterra, desembarcaba en nuestro mercado y en el del resto de Europa Rick Astley, cantante de voz profunda que, bajo la producción de los “reyes Midas” del momento (Stock, Aitken y Waterman) triunfó comenzando con su sencillo de presentación, “Never gonna give you up”, tema al que seguirían “Together forever” y “Whenever you need somebody”. Los tres alcanzaron el número uno en nuestro país. En el apartado femenino, Samantha Fox continuaba encandilando con “I surrender (to the spirits of the night)” y “Nothing’s gonna stop us now”, mientras Sandra volvía a marcarse un nuevo éxito importante de popularidad gracias a su versión del “Everlasting love”. Sinitta lanzaba a toda velocidad su Ferrari “GTO”, y también le cantaba a su “Toy boy”, entretanto Spagna conquistaba asimismo una importante porción de territorio superventas con “Call me” y “Easy lady”, apoyada por una fuerte promoción desde las principales radiofórmulas del momento. La princesa Estefanía de mónaco se atrevía a probar en el mundo de la música (y lo cierto es que no lo hizo tan mal) cantando “One love to give”. Y Vicky Larraz, tras ya haber abandonado Olé Olé, triunfaba en solitario de la mano de su “Bravo samurai”. Fue este ’87 igualmente el año de la publicación de los temas firmados por la banda rock Whitesnake “Here I go again” y “Is this love”; de Sign your name” y de “If you let me to stay”, de Terence Trent D’Arby, y también del “U got the look” de Prince. Otro excelente año musical éste de 1987.


 

NUESTRO REPERTORIO

Nueva entrega de la relación de temas actualmente en programación de nuestra sintonía, correspondientes al año 1987 (2ª de 3)

La verdad es que en 1987 nos poníamos muy toreros en la pista, porque a cada poco teníamos a los Invidia cantándonos su “Plaza de toros”, uno de los discos más bailados aquel año, tanto como el “Forever lovers” de los Italian Boys, una canción que a quienes les gustó el “Happy children” y/o el “Dream” de P. Lion (de 1983) podrían pensar que se trataba de algo nuevo de este cantante italiano (Pietro Paolo Pelandi), pero no era así en la realidad, aunque la similitud del sonido de este “Forever lovers” con aquellos éxitos de P. Lion justificase sobradamente esa sensación. Y, bueno, aprendimos a contar hasta 8 en la lengua de Shakespeare gracias a Ken Laszlo y su “1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 ,8”. Los británicos Level 42 estrenaron el par de temas compuesto por “Lessons in love” y “Running in the family”. Los Living in a Box, de la misma nacionalidad, andaban algo peocupados parece con el tema de la vivienda (es broma), y se empeñaron en hacer también una canción que se titulaba igual que su nombre, que en castellano viene a ser, en efecto, “Viviendo en una caja”. Los London Boys le aportaron a la dance music su “Harlem desire” y, en medio de aquel fragor por el italo disco, descubrimos que algo empezaba a moverse cuando conocimos a los ingleses M/A/R/R/S, cuyo nombre se viene a corresponder con las inciales de sus miembros. “Pump up the volume” fue un tema novedoso que nos abría las puertas al “house”, que sería el siguiente movimiento musical en llegarnos. La canción se convirtió en número uno en las listas británicas y fue el único lanzamiento de este grupo. Añadiendo estrenos de 1987, Madonna aportó “La isla bonita” y “Whos that girl”; las Mel & Kim llegaron con “FLM” y “Respectable”; Michael Jackson publicó “Another part of me”, “Bad”, “Man in the mirror” y “The way you make me feel_”, mientras que Mike Oldfield sacaba “Flying start”, “Islands”, “Magic touch”, “North point” y “The time has come”. Y este ’87 puede calificarse como el mejor año en la carrera de los Pet Shop Boys. Los británicos editaron “It’s a sin”, “Rent”, “What have I done to deserve this” (al lado de Dusty Springfield, quien cantó el tema) y, sobre todas las demás canciones de su repertorio, “Always on my mind”, su versión del clásico de Elvis Presley. Hicieron esta canción para tocarla en la televisión con ocasión de los 10 años de la muerte del rey del rock, pero su éxito fue tan fulminante y arrollador que la pusieron en circulación pública y con ella se convirtieron en lídertes de las listas de éxitos y de ventas durante varios meses en media Europa, y también en España, además de liderar el mercado. Fue el mayor éxito en su carrera.

Y este año ’87 en nuestro país nos traía lo último de la Orquesta Mondragón (“Corazón de neón”), de Paolo Salvatore (“Yo tengo una mujer tremenda”), de Olé Olé (“Sola”), de Los Inhumanos (“Me duele la cara de ser tan guapo”), de Los Burros (“Rosa de los vientos”) y de La Dama se Esconde (“La tierra de los sueños”), así como también de Joaquín Sabina (“Pacto de caballeros”). Y mención necesaria al grupo de “laboratorio” La Década Prodigiosa, que vendió como churros en pleno invierno “América Latina” y “Una fiesta especial”.


 

NUESTRO REPERTORIO

Iniciamos con esta entrega la relación de temas en programación del año 1987 (1ª de 3)

Haciendo memoria acerca de los acontecimientos destacados que tuvieron lugar en lo musical durante 1987, nos encontramos con que entonces la ahora recién fallecida Aretha Franklin se convertía el 3 de enero en la primera mujer que entraba en el Salón de la Fama del Rock. Por otra parte, el 31 de agosto Michael Jackson lanzaba su 7º disco, “Bad”, que lo convirtió en el primer y único artista en tener cinco sencillos en el número uno de la lista Billboard norteamericana. Además, fue este el ejercicio en el que la cantante californiana Belinda Carlisle triunfaba con “Circle in the sand”, “Heaven is a place on Earth” y “Fool for love”; también el del ya desaparecido Black, que publicaba dos números uno en su discografía, “Wonderful life” y “Everything’s coming up roses”. C. C. Catch volvía a conseguir sendos nuevos superventas con los sencillos “Are you a man enough”, “Good guys only win in movies” y “Soul survivor”. El grupo Communards, capitaneado por Jimmy Somerville, editaba “Never can say goodbye” y un “Multimix”, un “refrito” de fragmentos de sus mejores canciones. David Lyme, o sea, el músico y modelo español Jordi Cubino, conseguía un gran éxito gracias a su “I don’t wanna lose you”; la cantante polaca, mujer exhuberante de generosas formas, Danuta Lato, llegaba pidiéndonos que le tocásemos el corazón (“Touch my heart”) e intentando comerse lo más posible del pastel musical del momento más por su físico e insinuantes videoclips que por sus dotes como cantante. Lo suyo era ir a rebufo de Sabrina Salerno y de Samantha Fox. La italiana (Sabrina) también se dio a conocer (bien a fondo) en nuestro mercado gracias al “Boys” y, claro, la Danuta, sin llegar a enseñarnos tanto de sus encantos en forma explícita, sí dejaba claro que lo de gastar mucho en ropa no iba con ella. Para no perdernos entre encantos femeninos irremediablemente, mencionamos a Francesco Napoli, que arrasó en las pistas de baile con las machaconas versiones 1 y 2 de su “Balla, balla”; George Michael publicaba “Faith” y “I want your sex”, mientras Glenn Medeiros se empeñaba en “jurarnos” tanto en inglés como en español que “Nada cambiará mi amor por ti”. Entretanto, los Gabinete Caligari dominaban el mercado patrio con cuatro canciones ese año, “La sangre de tu tristeza”, “Camino Soria”, “Suite nupcial” y “Tócala Uli”. Era un momento casi mágico para el grupo Duncan Dhu, que editaba “En algún lugar”, quizás su tema más emblemático y representativo, junto a “Una calle de París, otro de los más importantes del conjunto vasco. Cómplices sacaban “Serás mi cómplice” y (que nos lo olvidábamos), después del enorme éxito del “Final countdown” del año anterior, los Europe volvían a triunfar, esta vez con un tema bien diferente, ya que se trataba de una balada, su “Carrie”.


 

NUESTRO REPERTORIO

Listado de temas en programación, del año 1986 (y 3ª de 3)

En 1986, Pier Michel Bozzetti, es decir, Miko Mission, ya tenía un pasado musical a sus espaldas después de saltar a la fama en 1984 con su “How old are you”, que fue número uno en toda Europa, revalidando popularidad al año siguiente con su “The world is you (Barcelona, yo tengo corrida en la plaza de toros)”. Ahora, el intérprete italiano dance volvía con “Toc toc toc”, otro tema para las pistas, un nuevo éxito comercial aunque quizás de menos calidad que sus anteriores hits. En los bailes de flash y luces de neón continuaban entonándose los ritmos de los nuevos discos de los Modern Talking (“Atlantis is calling”, “Brother Louie” y “Geronimo’s Cadillac”); el “Each time you break my heart”, de Nick kamen; la “Electrica salsa”, de Off; los últimos lanzamientos de los ingleses Pet Shop boys (“Love comes quickly”, “Opportunities (Let’s make lots of money)” y “Suburbia”); el comercial “A kind of magic”, de Queen; el “Touch me”, de la debutante y voluptuosa Samantha Fox; la canción de un grupo español que trajo en inglés “I want an illusion”, casi el único éxito de la efímera trayectoria de los Squash Gasng que, a pesar de esto, fue un gran éxito de aceptació (por cierto, a pesar del nombre también en inglés, son españoles) . Y por citar algo que se bailó mucho, pero que se sale del dominio del italo disco, los Housemartins con su característico y personal sello sonoro y los temas titulados “caravan of love” y “Happy hour”. Pero no podemos cerrar el capítulo de recuerdo a los temas de baile del ’86 sin mencional a William Pitt y sus “Luces de la ciudad” (“City lights”), ni a Tracy Spencer y su “Run to me”, como tampoco merece ser olvidada Tina Turner y el “Typical male”. En España, Rosendo editaba “Agradecido”; Radio Futura, “El tonto Simón”; Olé Olé, “Bailando sin salir de casa” y “Lilí Marlén”, y Objetivo Birmania, “Los amigos de mis amigas son mis amigos”.