NUESTRO REPERTORIO

Conjunto de canciones en programación del año 1990 (1ª de 2)

El de 1990 fue un año de cambios. El italo disco iba comenzando a ceder el testigo al nuevo sonido “acid house” que comenzaba a impregnarlo todo. Al tiempo, la música española ya no presumía de movida madrileña, ahora el pop adquiría otros atributos y empezaba a quedar atrás la época más legendaria de cuantas haya vivido la música de nuestro país.

Aquel año llegó una remesa importante de nuevos intérpretes. Así es que comocimos a los 2 in a room (“Wiggle it”), Bizz Nizz (“Don’t miss the party time”), EMF (“Unbeliavle”), Guru Josh (“Infinity” y “Whose law (isn’t anyway”)), House Machine featuring Plastic Bertrand (“House machine”), a los Ice MC (“Cinema”), Kikkit and the love Fixation (“People on the dance floor”) y Kim Appleby (“Don’t worry”), entre otros. También sucedió que no absolutamente todo era nuevo, porque ahí continuaban publicando Depeche Mode (“Enjoy the silence”), Donna Summer (“Love’s about to change my heart”), Eight Wonder (“I’m not scared”), los Erasure (“Blue savannah”), Inxs (“Suicide blonde”), Jason Dnovan (“Another night”) y, claro, su inseparable compañera y compatriota Kylie Minogue (“Better the devil you know”). En lo que apareció en castellano, podemos ir refiriéndonos a Los Cómplices, quienes publicaron un par de temas, “Es por ti” y “Los tejados”; Danza Invisible, que sacaron al mercado un importante título de su discografía, “Catalina”; El Último de la Fila publicó “Canta por mi”; Eros Ramazzotti, en plena efervescencia de estrenos, nos traía “Canciones lejanas” y “Si bastasen un par de cnaciones”, mientras que los Gabinete Caligari sacaban “Solo se vive una vez”. Fue un buen año este ’90 para los Héroes del Silencio, porque estrenaban uno de sus mayores éxitos comerciales, “Entre dos tierras” y La Guardia ponía en circulación de igual manera un par de sus también mayores aciertos creativos, “Cuando brille el sol” y “La carretera”. La Unión le echaba las culpas de todo a “Fueron los celos” y, a ritmo caliente, Juan Luis Guerra nos deleitaba con “Te regalo una rosa” y “Visa para un sueño”. Esto es solo una parte de lo que nos trajo 1990. El resto, en nuestra próxima entrega.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s