NUESTRO REPERTORIO

Relación de los temas incluidos en nuestra programación diaria que datan del año 1988 (y 2ª de 2)

En 1988, Kylie Minogue subía hasta la cima de su popularidad gracias al éxito que le proporcionaron canciones como “I should be so lucky”, “Je ne sais porquoi” y la versión que presentó del “Locomotion”. También los Pet Shop Boys seguían en la cresta de la ola, con las ediciones durante este ejercicio de “Domino dancing”, “Heart” y “Left to my own devices”. Rick Astley era otro de los grandes artistas del año, cuando nos trajo “She wants to dance with me” y “Take me to your heart”. El auténtico fenómeno disco lo provocó la cantante y modelo italiana Sabrina Salerno, quien con una poderosas razones visuales “lo petó” con su “Boys” y, a rebufo de ese éxito y de los “accidentes” de vestuario que sufría habitualmente sobre los escenarios en repetidas ocasiones y en la piscina en la que grabó el videoclip de la canción, triunfaba asimismo con algunos otros temas, como “All of me”, “Funky girls”, “Sexy girl” y “like a yo-yo”. Ya en clave más seria, Sting llegaba con su “Englishman in New York” y “We’ll be together”; Tracy Chapman triunfaba gracias a “Baby can I help you”, “Fast car” y “Talking ‘bout a revolution” (sobre todo, gracias a este último título), y Whitney Houston nos maravillaba con su poderosa voz en “I wanna dance with somebody”, “Love will save the day”, “One moment in time” y “So emotional”, una formidable conbinación de absoluta calidad vocal y sonido rítmico apto para el baile. En español, año de los cortes “Made in Spain (La chica que yo quiero)” y “Vas a enloquecer”, de La Década Prodigiosa; “Mil calles llevan hacia ti”, “El mundo tras el cristal” y “Blues de la nacional II”, de los andaluces La Guardia; del “Rompeolas” de loquillo; del “Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000”, de Los Inhumanos; del “Adiós papá”, de Los Ronaldos; de “Mujer contra mujer” y “No hay marcha en Nueva York”, de Mecano; del “Supernatural” cantado por la rubia Marta Sánchez con Olé Olé, y del “Como un lobo” de Miguel Bosé. Otro año más de los clásicos de los ochenta, aunque comenzaban a atisbarse algunos cambios que habrían de ir confirmándose al año siguiente, como en efecto sucedió. Y es que la década estaba cercana a tocar a su fin.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s